¿Qué es el amoniaco, cómo se obtiene y para qué se utiliza?

Fluideco > Dosificación química > ¿Qué es el amoniaco, cómo se obtiene y para qué se utiliza?

El amoniaco (NH3) se utiliza en muchos ámbitos industriales, pero también domésticos. Podemos encontrarlo en fertilizantes, medicamentos o productos de limpieza. Hoy te hablamos sobre este gas, el amoniaco, cómo se obtiene y para qué se utiliza.

¿Qué es el amoniaco?

El amoniaco, también llamado gas de amonio o formulado como trihidruro de nitrógeno, es un compuesto químico.

Tiene un olor muy fuerte y desagradable y se encuentra habitualmente en forma de gas incoloro. Disolviéndolo en agua, a través de un procedimiento, se obtiene amoniaco en estado líquido. Es este el que podemos encontrarnos en diferentes formatos y de esta forma se comercializa para usos domésticos.

¿Cómo se obtiene el amoniaco?

El amoniaco se produce de forma natural mediante la descomposición de la materia orgánica, pero se produce a gran escala de forma industrial.

El proceso que se utiliza para obtener amoniaco es el proceso de Haber-Bosch y su nombre viene de los primeros químicos que lo llevaron a cabo: Fritz Haber y Carl Bosch. Este proceso consiste en la reacción de nitrógeno e hidrógeno en forma gaseosa. El nitrógeno proviene de la atmósfera mientras que el hidrógeno viene del gas natural.

La fórmula sería la siguiente:

N2(g) + 3H2(g) → 2NH3(g)

Consiste en una reacción que se lleva a cabo lentamente, ya que se necesita muchísima energía de activación para ello. Esto hace que el nitrógeno se mantenga estable. Para que la reacción sea más rápida se utiliza un catalizador y de esta forma se aumenta la presión y la temperatura hasta que se consigue.

Te puede interesar ✅  Bombas y sistemas para el tratamiento de aguas

¿Para qué se utiliza el amoniaco?

Pese a que se utiliza muchísimo en diferentes campos, el amoniaco es cáustico y bastante peligroso. Una vez obtenido, se vende en formato líquido y es muy recurrido en diferentes industrias. Desde la preparación de fertilizantes hasta fármacos.

Productos de limpieza domésticos.

Podemos encontrar el amoniaco por sí solo, para usar en la limpieza del hogar. Es eficaz para limpiar superficies lisas, como azulejos, suelos, bañeras o encimeras.

El amoniaco es un producto de limpieza muy potente. Tiene propiedades desengrasantes y quitamanchas, lo que lo convierte en un producto perfecto para limpiar la superficie de la cocina. Otro uso importante del amoniaco es para la limpieza de textiles, como alfombras o incluso ropa. Además, se evapora muy de prisa.

Otro uso del amoniaco en casa es el decapado de los muebles, que consiste en eliminar el barniz de la madera.

Amoniaco en calderas de vapor.

El amoniaco se emplea en calderas para elevar el pH y de esta manera minimizar la corrosión. El pH objetivo es entre 9 y 9,4. El amoniaco se dosifica en el circuito agua – vapor para elevar el pH del agua de aporte al sistema que suele estar en valores entre pH 7 y pH 7,6.

El amoniaco en fertilizantes.

El amoniaco se ha utilizado en el campo de la agricultura desde el siglo XX. En las últimas décadas se sabe que casi el 90% del amoniaco producido en el mundo se usa para la elaboración de fertilizantes alrededor de todo el planeta.

Te puede interesar ✅  ¿Qué es una bomba peristáltica?

Otros usos industriales.

Podemos encontrarlo en forma de gas, usado como gas refrigerante en aparatos de aire acondicionado entre otros. Esto se debe a que tiene la propiedad de absorber el calor.

Se usa también en conjunción con otros compuestos para purificar agua, o en productos como pesticidas, pinturas o plásticos. Lo encontramos también en sistemas de tratamiento de aguas residuales y de residuos, así como en la industria dedicada a la celulosa y el papel.

Esperamos que te haya resultado interesante este post sobre el amoniaco. Puedes leer más artículos similares en nuestro blog. ¡Nos leemos en el próximo!