Automatización industrial: Qué es y para qué sirve

Fluideco > Dosificación química > Automatización industrial: Qué es y para qué sirve

En este post vamos a explicarte de forma detallada qué es la automatización industrial y para qué casos es necesaria, además de cómo funciona y cuáles son sus características más destacadas.

¿Qué es la automatización industrial?

La automatización industrial es el proceso o aplicación de diferentes tecnologías que permiten monitorear y controlar tanto procesos industriales, como máquinas o dispositivos.

El objetivo principal de la Automatización Industrial es el de cumplir tareas repetitivas de una forma automática, reduciendo todo lo posible la actuación humana y aumentando la cantidad de producto en el menor tiempo posible. Así, gracias a ello, se reducen los costes y la calidad es mucho mayor que con la intervención humana.

Principales características de la automatización industrial

Además de conocer qué es la Automatización Industrial y como funciona, es importante tener en cuenta cuáles son sus características principales.

En primer lugar, la Automatización Industrial, permite mejorar la calidad final de los productos, sean del sector que sean, siempre y cuando requieran funciones automáticas y repetitivas.

Por otro lado, minimiza considerablemente los esfuerzos, además de reducir los tiempos de producción en comparación con la intervención humana. Además, mejora la productividad de los procesos, lo que además reduce también los costes industriales.

Al ser un proceso constante y repetitivo, es posible mejorar la calidad de los procesos y los servicios. Junto con estas características, y comparándolo con la actuación que podría realizar una persona, reduce el daño que se pudiera ocasionar a las piezas o productos, y aumenta la seguridad y protección de los trabajadores de las empresas.

Te puede interesar ✅  Los sistemas de dosificación química cada vez más frecuentes en las calderas de vapor

Además, las empresas se benefician de los bajos costes de los arreglos de máquinas al invertir una mayor suma en un mantenimiento preventivo.

Por último, podemos afirmar que gracias a la Automatización Industrial se logra más eficiencia en la producción de la organización, sin costes ocultos.

¿Cómo funciona la automatización industrial?

Una vez conocemos de qué se trata la Automatización Industrial y cuáles son sus principales características, es importante conocer cómo funciona.

Mediante la cohesión de distintas tecnologías pueden realizarse procesos industriales de muy variados sectores, como en el sector alimentario, farmacéutico, químico, de telecomunicaciones, o de automóviles, entre muchos otros.

En cualquiera de estas y otras industrias es posible incorporar la Automatización Industrial para agilizar los procesos y realizar un trabajo mucho más eficiente.

Este tipo de procedimiento no sólo se emplea en máquinas, sino que puede servir para gestionar ciertos procesos o servicios, e incluso para funciones informativas, instalación y en general, cualquier proceso que requiera una ejecución mucho más eficaz. Por tanto, se pueden fusionar varias tecnologías con este fin, de forma que funciona en transmisores de campo, sistemas de comprobación o supervisión de procesos, sensores de movimiento, recolección de datos, transmisores hidráulicos o de movimiento e incluso para el empleo de software en tiempo real.

¿Dónde podemos encontrar la automatización industrial?

La automatización industrial responde a varios tipos, aunque la más usada es sin duda la programable. Según los volúmenes de producción industriales pueden ser también fijas o flexibles.

Te puede interesar ✅  ¿Qué es una bomba centrífuga?

En cualquier caso, la automatización puede darse en múltiples sectores, que como ya hemos adelantado pueden variar considerablemente: desde la fabricación de alimentos hasta en el sector de las telecomunicaciones, pasando por las industrias químicas o sanitarias.

Uno de los sectores más conocidos por incluir la automatización industrial es el sector automovilístico.

En general, se trata de algo que va mucho más allá del sector o de la industria, ya que se puede aplicar en la gestión de procesos y servicios, siempre y cuando se pueda mejorar la eficiencia. Por ello, podemos hablar de instalación, mantenimiento o comprobación, contratación o el propio diseño de un producto.